jueves, 28 de septiembre de 2017

JUEVES DE……. MÚSICA



Esta semana nos convoca Roxana, bajo el tema Música. Si queréis disfrutar del placer de leer más relatos los encontrareis en su blog Soñando Uno De Tus Sueños.










Antes de despertar soy una dulce sinfonía, soñando con volar y hacer piruetas en el aire. Pero de repente, 



  suena el despertador para interrumpir mi tranquilidad.
Tras ser mínimamente consciente me dirijo a la ducha en modo zombie.


Allí mis sentidos empiezan a despertarse al compás del agua caliente, 
 




 es un momento de relajación que procuro alargar al máximo. A pesar de que mi mañana sea caótica, no me suele importar, porque a esas horas soy música alegre.


 Después de comer, mi ritmo desciende hasta asemejarse al de una balada lenta de las que se bailan pegados. 


 Según avanza la tarde suben mis revoluciones despacito 


  pero sin llegar a acelerarse demasiado. Si en algún momento del día algo o alguien intenta interrumpir mi serenidad, provocando la tormenta, 
 

el demonio dormido de mi interior sale a la luz lanzando rayos y centellas a quién se cruce en su camino.  
Al llegar la noche, dentro de un pijama calentito y viendo un capitulito de la serie del momento, mi cerebro desconecta. 


 Al final del día, las sabanas me cantan una nana mientras me mecen lentamente hacia el mundo de los sueños. 


Mañana sonará otra canción.

viernes, 11 de agosto de 2017

JUEVES DE…. RELOJ QUE MARCAS LAS HORAS



Esta semana nos convoca Charo, bajo el tema Reloj Que Marcas Las Horas. Si queréis disfrutar del placer de leer más relatos los encontrareis en su blog ¿Quieres que te cuente?


TICTAC, TICTAC. “Tú decides. El tiempo se agota” las amenazantes palabras resonaban sin cesar en su cabeza. No podía respirar, el aire apenas corría por su conducto respiratorio, sus pulmones le ardían por el inútil esfuerzo de conseguir un poco más de oxígeno para continuar respirando. TICTAC, TICTAC. Estaba atrapado en aquella caja de plástico transparente, rodeado por una docena de cámaras que observaban cada movimiento, cada grito, cada gota de sudor, cada lagrima que había derramado y ahora su agonía. TICTAC, TICTAC. La persecución, los distintos frentes, el caos, la sombra en el callejón… había caído en la trampa como un ratón en la ratonera y no tenía escapatoria. TICTAC, TICTAC. Una bocanada de aire fresco entrando en sus pulmones para que no pierda la consciencia, para seguir con la tortura. La certeza de que el reloj de la vida se está quedando sin arena. TICTAC, TICTAC. Al fondo de la habitación, una pantalla en la que está su hermana sufriendo lo mismo que él. En sus casas, millones de personas viendo el final de su vida. TICTAC, TICTAC. “Si me dices donde se esconden tus compañeros, ella seguirá viva.”